Pintar como Terapia

Pintar es considerado por muchos profesionales de la salud como una terapia estimulante y que puede traer muchos beneficios. Los usos son infinitos y no se limitan a un solo campo.

Pintar por numeros

Es muy común que el pintar también sea utilizado como método para diagnosticar, los psicólogos que se trabajan con lo conductivo y conductual son en teoría los que más usan el pintar para diagnosticar o para conocer aún más a sus pacientes.

Pintar, como terapia ingüística

Todo nace del hecho de que pintar es comunicar, es expresar lo que no queremos decir con nuestras palabras. Las personas que pintan son personas muy creativas, pero la creatividad nace donde mismo nacen nuestros pensamientos y sentimientos, por eso es que están sumamente conectados.

La creatividad impulsa la capacidad de finalizar un proyecto, de saber cómo vamos a finalizarlo y qué queremos conseguir con ese proyecto.

Pintar como efecto relajante y liberador de estrés.

Como seres humanos, con mente y cuerpo, llenamos nuestra cabeza de muchísimos pensamientos, positivos y negativos, en muchas personas suelen ser más los pensamientos negativos que los positivos.

Cuando no dejamos descansar nuestra mente y hacemos un bucle de pensamientos repetitivos, nuestro cuerpo comienza a elevar la hormona del cortisol, que es la hormona relacionada con el estrés.

El estrés, es el principal causante de muchos otros problemas con nuestro cuerpo y es cuando podemos hablar de somatización, cuando nuestros pensamientos afectan la salud de nuestro cuerpo.

Como mencionamos antes, el pintar está relacionado con la creatividad y la creatividad surgen del mismo lugar que pensamientos y sentimientos, entonces, si estamos pintando dejamos a un lado esos pensamientos y sentimientos y solo nos concentramos en pintar.

Pintar hace que desechemos pensamientos espontáneos, pero hace que estemos más conscientes de lo que nos rodea y cómo eso nos afecta, es decir, podríamos llegar a ser un libro abierto para con nosotros mismos. Los pensamientos vienen como ráfagas y muchas veces no sabemos como interpretarlos.

Ocupar nuestra mente y alejarla un poco de nuestro día a día, del trabajo, de los estudios, es ayudar a nuestra salud mental.

Necesitamos disminuir el estrés para disminuir problemas musculares, estomacales, lesiones en la piel, y muchos otros más que quizás ni siquiera estamos conscientes.

Pintar como terapia lingüística.

Está demostrado que pintar fomenta la comunicación y la expresión lingüística. Esta es la razón por la cual los niños desde muy pequeños se ven inmersos en el mundo artístico y se les deja “jugar” con las pinturas, los colores y las hojas.

Muchos padres son los que llegan a consulta preocupados porque sienten que su hijo no habla lo suficiente o no puede comunicarse adecuadamente, pintar es una gran ayuda para estimular ambos hemisferios del cerebro, así que no solo vas a mejorar la comunicación, sino también su capacidad de relacionarse.

Pintar, como terapia relajante

Técnicas de la pintura terapia.

La técnica en la que se basa la pintura terapia es utilizar los colores y los trazos para traducir sentimientos, emociones, pensamientos y el inconsciente.

El color está puramente relacionado con las emociones, si estamos felices, tristes, ansiosos, nerviosos, y todas las emociones que puedan existir; mientras que los trazos y las figuras están relacionado más con los pensamientos y cómo los interpretamos.

Algunos ejemplos de la psicología del color son:

  • Azul: profesionalidad, seriedad, calma.
  • Rojo: calidez, pasión, peligro, agresividad.
  • Negro: poder, prestigio, muerte, maldad.
  • Blanco: neutralidad, respeto, amor, familia, pulcritud, ingenuidad.

Pese a que cada color puede tener un significado, es el conjunto de todo lo que permite que los profesionales puedas traducir esos pensamientos.

Beneficios de la terapia con pintura.

Ya te hemos dado muchas pistas de los beneficios que el pintar puede ofrecer, hablaremos a continuación entonces de aquellos que no hemos mencionado y que probablemente muchas personas desconocen:

  • Ayuda con la motricidad, así como pintar ayuda a estimular los dos hemisferios, puede ayudar a ejecutar mejor los movimientos que realizamos, especialmente aquellos que realizamos con nuestras manos. Mientras más pintemos, más queremos perfeccionar nuestra técnica y eso nos lleva a la búsqueda de realizar mejores trazos y con mayor precisión.
  • Aumenta la concentración. Ese punto exacto donde nuestro cerebro está consciente y se encuentra despierto, pero al mismo tiempo una parte de nuestra mente deja surgir el inconsciente, es el estado puro de la concentración. pintar estimula ese punto así como lo hace el yoga, la meditación, la respiración o la oración.
  • Mejora la autoestima. Si podemos llegar a conocernos mejor a nosotros mismos y cuáles son nuestros pensamientos negativos y lo que nos afecta a través de la pintura, podemos mejorar la percepción que tenemos de nosotros mismos.
  • Cambios en la conducta. La forma en la que nos comportamos está determinada por una situación, un pensamiento o la respuesta ante un estímulo. Si podemos cambiar esas tres cosas, podremos tener un cambio en nuestra conducta. Pintar ayuda a responder ante una situación en específico, a través del principio de que nos vamos a permitir pensar antes de actual.
Pintar como terapia psicológica

Pintar como hobby.

Un hobby es toda acción que se realiza por el placer que nos proporciona. Pintar se puede convertir fácilmente en un hobby para cualquiera que vea los beneficios que ofrece. No existen límites a la hora de pintar y es por eso que cada persona puede conseguir la satisfacción con la técnica que más le guste.

Si has empezado a utilizar la pintura por alguna de las terapias que hemos mencionado, y no quieres abandonarla, puedes hacerlo en tus tiempos libres e invertir en ello.

Si te sientes perdido en tus pensamientos, si eres una persona tímida y retraída, pintar es para ti. No hay nada que tenga más valor en este mundo para una persona que el bienestar consigo mismo, la relajación plena y encontrar la felicidad en las pequeñas cosas de la vida. Pintar sobre cualquier superficie, con cualquier material, es alcanzar ese bienestar.

Debemos tener un equilibro entre lo que hacemos por obligación y lo que hacemos porque nos gusta y nos divierte. Siempre puedes tener tiempo para pintar.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta